El CO2 de los coches sube hasta el nivel de hace cinco años en Europa