El carsharing en Barcelona puede ser un 82% más caro que un alquiler convencional