La carestía de chips pone en jaque a la automoción europea