El impacto de los camiones eléctricos es mucho menor que los de combustión