C5X, o cómo respetar la tradición más rutera de Citroën