Historias de Nueva York: El bueno de Byne

Uno puede imaginarse la escena. En la España de principios de siglo XX, un curioso americano llegaba a algún pueblo remoto y, con los dólares como único idioma, ofrecía a los lugareños comprarles su iglesia