Bruselas debe incentivar la inversión en factorías de baterías eléctricas (si no quiere perderlas)