Las ventas de Bosch crecieron un 11% en el primer trimestre. Todas las áreas empresariales y todas las regiones mejoraron del proveedor de tecnología y servicios en los primeros tres meses de 2017.

Bosch aspira a alcanzar un crecimiento de su cifra de ventas de entre un 3-5%. A pesar de las fuertes inversiones iniciales dirigidas a salvaguardar el futuro de la compañía, se prevé un aumento del resultado.

El presidente del Consejo de Administración de Bosch, en la conferencia de prensa anual celebrada en el campus de investigación de Bosch en Renningen (Alemania), Volkmar Denner, ha comentado que “el éxito empresarial de hoy nos permite un margen de maniobra suficiente para dar forma al mundo de mañana”.

Además, Denner ha añadido que “desarrollar nuestros negocios actuales, abrir nuevas áreas de negocio y ocupar una posición de liderazgo tecnológico – esta es nuestra estrategia para el proceso de transformación”. Los focos de atención de esta transformación conllevan cambios en la esfera de la movilidad y de la conectividad IoT. “Como líder en innovación, estamos dando forma e impulsando la transformación”.

En 2016, las ventas del Grupo Bosch se incrementaron hasta alcanzar los 73.100 millones de euros, lo que supone un 3,6% nominal, o de un 5,5% después de ajustar los efectos derivados del tipo de cambio.

El beneficio operativo antes de impuestos e interesesse situó en los 4.300 millones de euros, y el margen EBIT de las operaciones el 5,8%. La evolución de los resultados económicos de 2016 recoge el impacto de las fuertes inversiones iniciales realizadas para asegurar el futuro de la compañía.

El año pasado, Bosch incrementó sus gastos en investigación y desarrollo hasta situarlos por debajo del 10%, equivalentes a 7.000 millones de euros. Stefan Asenkerschbaumer, CFO y vicepresidente del Consejo de Administración ha comentado que “Bosch tiene que acometer considerables inversiones iniciales en el proceso de transformación y, al mismo tiempo, salvaguardar una alta rentabilidad a largo plazo”.

El EBIT sufrió, en 2016, efectos extraordinarios negativos, llegando a los 3.300 millones de euros.

Electricidad y movilidad

Denner ve que el campo de la movilidad está a punto de experimentar una profunda transformación, “Bosch hará posible un nuevo tipo de movilidad, una movilidad sin emisiones, sin estrés y sin accidentes. Ya no se trata sólo de fabricar mejores coches. Tenemos que reinventar el concepto de movilidad”.

Bosch
El Ceo de Bosch, Volkmar Denner.

El CEO de Bosch subrayó que, tanto los objetivos, como las políticas para mejorar la calidad del aire deben ser tecnológicamente neutrales, “la creatividad de nuestros ingenieros no debe verse restringida a una determinada tecnología por razones meramente políticas”.

Volkmar Denner cree que las mejoras que están aún por llegar al motor de combustión ofrecen un gran potencial. El nuevo reglamento europeo de medición de emisiones RDE (Real Driving Emissions), que entrará en vigor en otoño de 2017, ayudará a reducir aún más las emisiones de óxidos de nitrógeno de los vehículos.

El proveedor de tecnología y servicios está trabajando en 300 proyectos de desarrollo del RDE. Para los vehículos de gasolina, la empresa ha defendido el uso generalizado de filtros de partículas. Además, la aplicación de la conectividad al transporte también puede ayudar a mejorar la calidad del aire.

Para el área metropolitana de Stuttgart, Bosch ha desarrollado un asistente para optimizar el transporte multimodal. Además, a partir de 2018, el servicio de aparcamiento comunitario desarrollado por Bosch, estará presente en los nuevos vehículos que se fabriquen.

Bosch estima que hasta el 2020 el volumen global del mercado del IoT crecerá a un ritmo del 35% anual, hasta alcanzar los 250.000 millones de dólares. En 2016, la compañía vendió 27 millones de productos habilitados para su conexión a internet. Para 2020, todos sus nuevos productos electrónicos contarán con conectividad. Y en el futuro, también se ofrecerán servicios asociados para acompañar a cada producto.