La mitad de los autónomos perdidos en la crisis pertenecen a la construcción