El sector del automóvil pierde más de 18.000 empleos por la crisis de los microchips