Coja la bandera de la automoción, señor Sánchez