La automoción española se vertebra y pide formalmente al Gobierno incentivos para superar el coronavirus