La automoción europea encara una ruleta: la del número 95