Automobile Barcelona: Más guardaespaldas que periodistas