Las automatriculaciones se desplomaron en España el año pasado