El autocine más genuino aterriza en la capital