Arval sostiene que la imagen negativa del diésel no corresponde con la realidad