Arrival recibe una inyección de cien millones a cargo del fondo BlackRock