Rescatadores de edificios, la clave de la nueva arquitectura sostenible