Ni las vueltas del pan por un smartphone

Nos toman el pelo. Y lo peor es que nos gusta. Hay una estupidez congénita en nuestra raza y muy difícil de erradicar en torno a lo fashion, lo cool, lo que se lleva ahora, lo que te deja in o out de una conversación insípida entre cafés de oficina