Anfac reclama una fiscalidad que «no que ataque al vehículo»