Andrés Sánchez Magro: La política y los restaurantes