ALD muestra sus encantos tecnológicos: la clave está en Ámsterdam