lunes 4, marzo, 2024

ÚLTIMO NÚMERO

NEWSLETTER

ALD Automotive protagoniza la salida a Bolsa del año: busca un cambio de paradigma

Share & Fleet

En este texto...

Autor

Redacción
Redacción
La redacción de Fleet People trabaja para ofrecer a los lectores una información de calidad y actualizada sobre el sector de las flotas y el renting. El equipo está comprometido con la excelencia periodística, y se esfuerza por ofrecer un contenido útil y atractivo para los lectores, ser un referente informativo para los profesionales del sector y contribuir al desarrollo del mismo. La redacción de Fleet People está liderada por Juan Arús, director de la revista y del medio digital. Arús es un periodista con 25 años de experiencia en el sector de la automoción.

ALD Automotive protagoniza la salida a Bolsa del año e inicia un cambio de paradigma que reseteará —forever— los conceptos globales de leasing y renting.

menudo, cosas de la vida, los analistas financieros y de Bolsa miran con desdén, casi de soslayo, a los activos bursátiles relacionados con la automoción. Tradicionalmente eran equiparados con commodities, como pudieran ser cualquier compañía de electricidad o de abastecimiento de agua con presencia en el parqué; ingresos recurrentes previsibles, dividendo anual tediosamente fiable.

Todo cambió con la primera gran catarsis del automóvil mundial. Todavía no hace ni una década. General Motors fue rescatada, Chrysler desapareció del mapa y el sector arrastra, hoy, las múltiples derivadas de ese tsunami: fusiones recientes como la de Opel Y PSA no parece que sean las últimas.

Para los inversores, el sector de automoción es atractivo desde hace varios años. La irrupción de nuevos actores y, sobre todo, de un nuevo modelo tecnológico, está poniendo patas arribas las estructuras de todas las empresas.

Y dentro de esta ola disruptiva, tan adorada por los amantes de la Bolsa, están inmersos los grandes gigantes globales del leasing y del renting, ávidos por capitanear la movilidad del futuro en cualquiera de las vertientes que se presente.

ALD Automotive encabeza la que bien puede definirse como la transformación hacia un nuevo paradigma de movilidad en el sector, conformado por una especie de pulpo esencial, el puro concepto de movilidad, del que emanan miles de tentáculos en forma de posibilidades, start-ups, novedosos conceptos y atajos tecnológicos que prometen tachar de un plumazo los esquemas actuales del renting y del leasing.

Ya nada será igual.

Dispara primero

Esta idea está muy clara en la planta noble de la segunda entidad financiera más importante de Francia, Société Générale.

ALD no es una simple filial del banco. ALD, capitaneada por el ejecutivo inglés Mike Masterson, es la pata más rentable de toda la compañía. Más que su área de préstamos personales. Más que los seguros.

Más que ninguna otra área.

El retorno sobre capital invertido de ALD (ROE) roza el 35% anual. Supone una maravillosa barbaridad.

 


—— La Bolsa de París, rebautizada desde 2000 como Euronext París, es el enclave elegido por Société Générale para el debú en el parqué de ALD Automotive. Colocará en el mercado entre un 20% y un 25% de su capital.


 

El año pasado, la compañía de leasing y renting engrosó la cuenta de resultados de Société Générale con un cheque de 511,7 millones de euros, un 20,6% más que en 2015.

Con esos mimbres, y una enorme maquinaria capaz de generar más de 1.200 millones anuales en ingresos, las perspectivas de crecimiento de la multinacional francesa del alquiler de vehículos son evidentes.

Pero los cambios en el ámbito de la movilidad global son vertiginosos.

Tanto, que sólo una operación de salida a Bolsa puede permitir que ALD Automotive genere, con rapidez, el volumen de caja que le haría falta para estar al quite, al segundo, de cualquier movimiento de compra posible en el sector.

El 5 de abril, ALD llegó a un acuerdo con BlaBlaCar para dar soporte de renting a los nueve millones de clientes de la plataforma de vehículos compartidos en Francia. Esos clientes compran 1,3 millones de automóviles. Cada año.

En un futuro que se mueve a golpe de clic, esa operación bien podría convertirse en breve en la adquisición de BlaBlaCar, de Uber, de Cabify o de cualquier otro disruptor.

Para eso hace falta cash. Mucho.

“El alquiler a clientes privados es un eje clave de nuestra estrategia. En 2019 daremos servicio con más de 150.000 vehículos a clientes particulares, que serán un millón de vehículos en 2025. Salir a Bolsa nos permitirá ser más visibles en el ecosistema de la movilidad y acelerar nuestro desarrollo estudiando las oportunidades en los canales corporativos y business to consumer”, explicaba recientemente Mike Masterson.

ALD se está moviendo. Rápido. Y su competencia lo está viendo. Nadie se quedará quieto.

El futuro del sector es apasionante.

¿Dónde quieres recibirla?

    Más información

      Kia EV9, el nuevo 'must' ecológico para el CEO concienciado

      Lo más visto