ACEA defiende que la industria va más allá del coche particular