El 51% de las empresas españolas considera el coche de incentivo una recompensa